Publicado el

It was a very good year, parte 2

 

Un poco más tarde de lo esperado, pero desde luego en menos tiempo que la última vez, volvemos a la carga.

Como os contaba en la 1ª parte de esta crónica del 2011, las últimas y muy seguidas decepciones en materia de búsqueda de trabajo me habían dejado en un estado de “a tomar viento con todo” temporal. Como no soy muy amiga de revolcarme en mi autocompasión, intenté centrarme en decidir qué hacer en enero y no perder (demasiado) tiempo en analizar el motivo de esta mala racha. La inmensa mayoría de las veces, si uno hace examen de conciencia para ver qué ha podido hacer mal, acabas aprendiendo de tus errores y procuras evitarlos en el futuro. Sin embargo, cuando las cosas han salido mal y sabes que no ha sido por tu culpa, vagar como alma en pena preguntándote “¿por qué?, ¿por qué?” no ayuda mucho.

Máximo exponente de la filosofía trascendental

Un día, justo después de una conversación en la que alguien me sugirió Alemania como próximo destino (por eso de que es mi tercer idioJAJAJA), recibí un correo de la agencia (una de ellas) que se encargaba de buscar personal para Nintendo. Me decían que ahora había algunas vacantes y que, por si aún seguía interesada, me adjuntaban un par de pruebas de revisión. La verdad es que me había olvidado totalmente de que me había puesto en contacto con ellos en verano y no me esperaba aquel mensaje. Con bastante escepticismo – creo que es lógico y comprensible – y, una vez más, “por probar”, lo hice lo mejor que pude y me preparé para no volver a saber de ellos nunca más.

Cuando, a los pocos días, vuelven a escribirme para decirme que me invitan a la entrevista personal en Frankfurt, mi primera – y casi la última reacción – fue no creérmelo. Pensé que pasaría como en las veces anteriores: que se echarían atrás, se lo pensarían mejor, el puesto dejaría de estar disponible… a saber. Y ya había tenido suficientes decepciones para todo el año. De hecho, “desconfiaba” tanto de la entrevista que no reservé los vuelos hasta prácticamente el día anterior.

Pero, como dirían mis idolatrados Les Luthiers… no solo fue verídico, sino que además fue cierto. Fui a Frankfurt a una visita relámpago de menos de 24h y viví una experiencia genial, pasando de la euforia al pánico y viceversa constantemente. Salí contenta y convencida de que lo hice mejor que pude teniendo en cuenta las circunstancias; a todos os habrá pasado que decís o hacéis algo en la entrevista por lo que luego os flageláis eternamente. Esta vez no fue así. Sin embargo, preferí no esperar nada: el simple hecho de que no me hubieran cancelado la entrevista y de haber estado allí, en uno de los templos supremos de la religión del videojuego, me hacían muy felices. La certeza de no conseguir el puesto (porque así era para mí) no me entristecía ni me desesperaba. Al contrario: me hizo pensar que, si la gran N había llegado a interesarse por mí lo suficiente como para hacerme venir, quizás no lo estaba haciendo tan mal… Si ellos me habían llamado, también lo harían otros.

Ya “solo” quedaba esperar; y es que no es poco. Aun sabiendo que tardarían unas dos semanas en responderme, no podía evitar mirar la bandeja de entrada a cada momento. Cada vez que recibía una notificación de correo, se me salía el corazón por la boca xD

El tiempo pasaba muuuuuuy leeeeeentoooooo. ¿Os suena?

Por fin, y antes de lo esperado, recibí la respuesta…

Hasta entonces, el 2011 había sido un año bastante intenso y en el que hubo, literalmente, de todo.

En el lado malo estaban los mil problemas administrativos que me dejaron sin Máster y que casi impiden que me licencie, los meses en trabajos en los que no te aseguran ni contratan, te tratan como mierda y te pagan ídem, quedarme en paro y no encontrar absolutamente nada en meses (con los consecuentes apuros económicos), verme absolutamente sola en Reino Unido…

En el lado bueno: haber hecho algunos viajes extravagantes y maravillosos, aumentar la familia, licenciarme, vivir en Inglaterra y ver que a los trabajadores se les trata con respeto y sin explotarlos… y lo mejor es que ¡es lo normal! En esta lista de cosas positivas, de la que me siento más orgullosa es de haber dado el paso de denunciar a la empresa para la que trabajaba en Valencia: indemnización por despido y por haber pagado menos de lo debido, reconocimiento de las cotizaciones y la vida laboral, pago de su correspondiente multa y tener que dar de alta a todos los trabajadores (los mismos que no quisieron sumarse a la denuncia de puro acojonamiento fruto de la desinformación).

Cuando ves las condiciones tan miserables que pretenden imponer a la gente, teniendo en su mano siempre la baza de “si no te gusta, aquí hay 500 CV más”, y aguantas que te paguen una porquería y no te hagan contrato porque “está muy mal la cosa” sabiendo exactamente los beneficios que se están obteniendo… con el agravante de ser un negocio dentro de una universidad pública… entonces, contraatacar no es una opción sino una obligación. Cuando se hace justicia y ves que, por suerte, el malvado y el sinvergüenza a veces recibe su merecido, la sensación es indescriptible.

Lo que subyace en el fondo de este post no es presumir – que no tengo motivos – ni dar la murga con las cosas que han pasado este año. En el fondo, eso era una excusa. Lo que quería deciros en realidad es que no hay que desesperarse. Aunque la vida no sea justa y nada salga bien y malditas las ganas de ser positivos. Nos repiten una y mil veces que el que la sigue, la consigue … que si la constancia… que si uno siempre consigue lo que quiere si lo intenta con la suficiente fuerza… La mayor parte de las veces, es lo que nuestros amigos y colegas de profesión nos dicen para animarnos con la mejor intención y sabiendo que es verdad (o, al menos, que no es mentira).

Pero uno suele escuchar estas cosas de boca de gente a la que “le va bien” y, cuando no es nuestro caso y además no sabemos por qué no nos va bien, cuesta creérselas; cuando nos desesperamos y estamos hartos y cansados, estas frases no nos dan todo el consuelo que nos gustaría. Será que yo tengo una vena realista-pesimista que me impide pensar que las crisis son en realidad una oportunidad.

Así que, en vez de deciros todas esas cosas, pondré un ejemplo que ilustra lo dicho: que no hay que desesperarse. A veces, algo increíble te cae del cielo cuando menos te lo esperas. Shit happens, pero miracles happen as well. El ejemplo-moraleja para los momentos de bajón es el siguiente:

A finales de noviembre, yo era una recién licenciada que trabajaba en un supermercado de Reino Unido y que no sabía qué iba a ser de ella en enero, ya que acababa su contrato. Un mes después, resulta que me han cogido para un trabajo genial en una empresa de videojuegos y tengo que mudarme a Alemania.

Dos meses después, escribo una entrada sobre un año estupendo cuyo mejor día fue aquel en que Nintendo dijo “sí” (probablemente uno de los mejores de mi vida también). Lo hago desde mi habitación en Frankfurt, feliz con lo mucho que ha cambiado mi vida desde aquel inesperado correo. Todavía me cuesta creerlo…

Habrá que irse acostumbrando. Pienso quedarme mucho tiempo 🙂

Anuncios

16 Respuestas a “It was a very good year, parte 2

  1. marillescas ⋅

    Muchas gracias ^^ Además de todo lo dicho, tengo unos compañeros de trabajo majísimos que solo hablan maravillas de los traductores 😀

  2. ¡Si es que tú vales mucho! Ya te dije cuando nos vimos en Londres que no te desesperases, que siguieses, que el momento llegaría cuando menos te lo esperases. Me encanta tener la razón 😉
    Ahora, aprovecha, disfruta y aprende un montón, pues trabajar como tester para Nintendo es mucho mejor que para Eidos, te lo digo yo 😉 Y aprende alemán, ya que yo parece que no me pongo a ello 😉
    Un abrazo, y a ver si aprovecho ahora que estáis todos allí para darme el salto a veros.

  3. Aitzi

    Como me gustan los finales felices!! jeje ¡¡Enhorabuena!!

  4. Rai Rizo

    Enhorabuena por todo, no sólo por el trabajazo que has conseguido en Alemania sino también por poner en su sitio a los sinvergüenzas para los que habías trabajado en España.

  5. Ecorcar

    Me ha gustado mucho leer esta entrada. Es un viento de ánimos para los que estamos en el carro para terminar la carrera y que consideramos que lo único que viene después es que el carro se caiga por un barranco.

    Un saludo.

  6. ¡Enhorabuena por la nueva bitácora y por el nuevo proyecto kaboral! Como dice el refrán…«quién la sigue, la consigue».

    A este paso, desde que Pablo Muñoz Sánchez [ http://algomasquetraducir.com/ ] iniciara la saga de traductores españoles de vídejuegos, a Nintendo le va a salir más rentable establecer su centro de localización y testeo de videojuegos en España, que en Alemania.

    Yeah! 🙂

  7. marillescas ⋅

    ¡Muchas gracias a todos!
    @Curri Desde luego, eres un oráculo ^^ Si eres capaz de predecirme los números del Euromillón del viernes, haré un altar con fotos tuyas y te pondré velitas todos los días 😀 Lo del alemán… ya, ya, si lo sé, pero… puff xD
    Desde luego, eres más que bienvenida por estas tierras ^^ Iremos a buscarte todos en modo Walking Dead 😀

    @Aitzi ¡Y más cuando son inesperados! ^^

    @Rai La verdad es que estoy contentísima. Aunque yo no hubiera conseguido nada para mí, el hecho de que tuviera que pagar multa y cotizaciones y altas de los demás me dejaría más que satisfecha.

    @Ecorcar Me alegro de que pueda servir para dar un poco de ánimo: yo no tenía esperanza ninguna de cambiar ni mejorar a corto plazo…con el desastre existencial que tenía yo hace 2 meses y,mira tú, al final todo ha salido más que bien ^^

    @Pablo Yo diría más; diría “ouuuuuuu yeah” 😛

    @Pablo B Muchas gracias 🙂 Pues sí, somos ya un montón los que empezamos a querer asomar el hocico en estos cenagales a través de Pablo ^^ Debería cobrarnos comisión o algo 😛
    No estaría mal lo de la sede en España, aunque tener que mudarse también tiene su encanto ^^

  8. Podría decirte muchas cosas, pero me quedo con un “te lo mereces” 🙂

  9. ¡Felicidades, Mari! Ya sabes que eres mi ángel de la guarda oficialmente. Tienes mucha razón en lo que dices y yo creo que muchos, aunque no haya acabado plasmado en una entrada de blog, han hecho la misma reflexión que tú en algún momento de su vida. Aquellos que, entre los que me incluyo, tenemos momentos bajos y podemos llegar a pensar que lo que dices es puro parloteo, tenemos que pensar también que, aunque no acabemos donde quisiéramos o donde pensábamos que acabaríamos, podemos acabar en otro “lugar” en el que nos vaya bien, o incluso mucho mejor.

    La cuestión es no tirar la toalla nunca, cuando lo haces, es cuando realmente estás derrotado.

    Disfruta de la experiencia y de tus logros y sigue creándote otros nuevos.

    • marillescas ⋅

      Muchas gracias ^^ Ojalá pueda decirte lo mismo en pocos días 😀
      Esa era un poco la idea: demostrar que a veces las cosas caen del cielo cuando menos lo esperas y más lo necesitas 🙂
      Y si sale mal, a seguir llamando a todas las puertas. Si a otros les ha ido bien, ¿por qué no a nosotros? ^^

  10. Mercedes

    ¡Hola! He encontrado este blog y esta entrada buscando “trabajar de tester en Nintendo”. ¿Por qué? Porque precisamente acabo de recibir esos dos textos para corregir, con miras a acabar donde tú estás (no en tu habitación, jaja… ¿o quizá sí? xDDD). En fin, que hace dos o tres días mandé CV y hoy mismo me han mandado el material para corregir, con toda la explicación sobre las entrevistas en caso de que me seleccionen, etc.

    La verdad es que tengo que confesar que estaba buscando una entrada que confirmara que esto es real y no es un tongo de agencia o algo por el estilo. Una prefiere ponerse en lo peor antes de emocionarse. Sé que es muy pronto para empezar a soñar pero… ¡todo empieza por algo! ¿verdad? Ahora me dispongo a encerrarme en mi habitación 30 minutos para corregir ambos textos de la mejor manera posible, con la esperanza de que me hagan esa ansiada entrevista en Frankfurt.

    Realmente me gustaría estar al tanto de cómo te va, y estar en contacto contigo. Me gusta mucho cómo has expresado tus ideas (a veces pensaba… ¿soy yo en el futuro?).

    Tengo un blog, abierto apenas hace dos semanas, twitter, linkedin, facebook… ¡en fin! Espero saber de tí 🙂

    Un saludo desde Salamanca

    • marillescas ⋅

      ¡Hola, Mercedes!
      Antes de nada, gracias por dejarte caer por aquí 🙂 y mucha suerte, aunque no sea necesaria, y ánimo para los textos. Me ha sorprendido que haya sido con tiempo límite y tal, porque cuando yo la hice, no fue así.
      Llevo aquí 3 semanas, así que te puedo confirmar que no es un tongo (bueno, o eso parece al menos xD) y te entiendo perfectamente con lo de “ponerse en lo peor antes de emocionarse”, pero ¡cómo no permitirse un poco de ilusión! Te he buscado en Twitter, pero me dice que tu cuenta no existe y no te veo en Facebook 😦 Mi twitter es mar_illescas y mi FB, Mari Illescas Delgado. Estamos en contacto 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s